Sociedad y Generales

por

 

Mercedes Giangrande

 

Artículos atemporales

Octubre

Mercedes nos hace reflexionar a través de sus opiniones. La familia, los niños, los adolescentes y la sociedad están contenidos, a través de sus textos,  en una actualidad preocupante. Sus relatos expresados en primera persona hablan de una mujer involucrada con el compromiso cotidiano .

Para leer archivos anteriores, (años y meses antiguos) clikee en

Historial

 

Viernes 14 de Octubre de 2011

Incondicional

Él siempre fue un ser muy especial, de temperamento apagado, perfil bajo y de personalidad introvertida, de carácter inestable, poco demostrativo, ocultando sus dolencias. Desde pequeño estuvo rodeado de amigos, quienes lo apreciaban mucho, como así también él sentía la responsabilidad de protegerlos.
Siempre fue muy compinche con su madre con quien compartía todo lo que le sucedía, llegó su adolescencia, luego se transformó en hombre y aún se acercaba a ella para conversar.
Atravesó diferentes experiencias hasta formar su propia familia, a partir de ese instante comenzó a distanciarse lentamente de esa mujer. Obviamente es entendible que al establecer su núcleo familiar se le dedica más tiempo, pasando su primer familia a un segundo plano.
No obstante se puede permanecer en contacto por medio de un llamado o un simple mensaje de texto. Tan sólo eran idas y venidas cada vez más espaciadas no dando explicación de qué le sucedía.
Su madre intentaba dialogar con él sin obtener resultado alguno, querer comprender qué había motivado tal situación, el silencio no sólo le impedía ver a su hijo, quien se había alejado por decisión propia, sino también a su nieta. Se encontraba privada de jugar con la pequeña, de verla crecer.
Aquella señora pensaba que si de ese modo su hijo era feliz, ella también lo sería, sin embargo su sufrimiento no cesaba, para no perder contacto con la menor que tanto quería, la llamaba por teléfono, al menos escuchaba su vocecita e intercambiaba algunas palabras.
En principio se comunicaba dos veces por semana luego una, hasta que percibió que la chiquita se sentía molesta, por lo tanto también perdió relación con ella. Jamás se supo si ellos tres se reencontraron, sí estamos seguros que aquella mujer continuó sus días esperando de modo incondicional a su hijo y a su nieta.

Viernes 07 de Octubre de 2011

Cáncer

Enfermedad que paraliza, su diagnóstico asusta, provoca nostalgia, depresión, recibimos algo así como un shock, para redondear hace ruido. Nuestro entorno al enterarse expresa palabras de aliento, sin tener la situación demasiado clara. Considero que en principio deberíamos calmarnos por más complejo que nos resulte, poner la mente en blanco, determinar qué deseamos para nosotros. Debemos abandonar nuestra peor enemiga la ansiedad, ella no nos conduce a nada. Aprender a controlarla, sino podemos solos, solicitar ayuda, acercarnos a psicólogos que con gran facilidad sabrán de qué estamos hablando.
Buscar opciones para mejorar nuestra calidad de vida, priorizar todo aquello que nos diga nuestro médico al que deberemos tenerle confianza. Desarrollar vida al aire libre dándonos la oportunidad de hacer deporte, el que más nos guste. Podemos no tener recursos económicos para realizar actividades deportivas, no obstante caminar es un buen ejercicio. Sin embargo contamos con un sin número de lugares en donde los valores son adecuados y aún más gratuitos.
La alimentación ha de ser lo más sana posible: rica en verduras, frutas y todo aquello que el profesional nos indique. Continuar con nuestras actividades llevando una vida con total normalidad. No permitir que ningún pensamiento nos paralice, ser consientes que el diagnóstico siempre puede mejorar, si sentimos nostalgia o depresión escuchar música, temas alegres, ver una película que nos levante el ánimo, reunirnos con familiares y amigos en donde la finalidad sea despejarnos de nuestras dolencias, evitar esa sensación de shock o ruido que nos perturba.
En el mes de la Lucha Mundial Contra El Cáncer De Mama salir adelante es una realidad.


 

Jueves 20 de Octubre de 2011

Modificar

A veces creemos que actuamos de modo cordial, con simpatía y educación. No obstante no siempre lo cumplimos, tiene mucho que ver con nuestros tiempos. Si es por la mañana todo depende del tiempo que nos resta para llegar a nuestro trabajo y del humor con el que amanecemos. Si es por la tarde se debe a que queremos llegar a casa para realizar las tareas que nos restan para concluir el día, ni hablar si desarrollamos actividades extra laborales.
No tenemos en cuenta que tal vez nuestro vecino necesite una palabra de aliento: Un ¿qué tal cómo está? ¿Cómo le fue hoy? O quizás el encargado del edificio tiene alguna consulta para hacernos, nuestro amigo espera nuestro llamado o un familiar desea nuestra compañía.
Nos transformamos en seres egoístas sin darnos cuenta seguramente, la vida misma nos lleva a esta vorágine, a la que no le podemos poner un freno. No pensamos en que cada día es único, por lo tanto debemos disfrutarlo. Buscando el modo de extraer todo lo positivo y lo que no es así elaborarlo como experiencia, la que nos hará crecer.
Comprendamos que formamos parte de una sociedad en la que todos necesitamos del otro, solos no somos más que un cuerpo vacío de amor. Ya sea en momentos difíciles como en los que nos reconfortan debemos aprender a compartirlos.
Aún estamos a tiempo de MODIFICAR nuestros errores, ser mejores personas para nosotros mismos como así también para todos aquellos que nos rodean. Sentiremos una gran sensación de PAZ la que nos demostrará que estamos creciendo.