Sociedad y Generales

por

 

Mercedes Giangrande

 

Artículos atemporales

Enero y Febrero

Mercedes nos hace reflexionar a través de sus opiniones. La familia, los niños, los adolescentes y la sociedad están contenidos, a través de sus textos,  en una actualidad preocupante. Sus relatos expresados en primera persona hablan de una mujer involucrada con el compromiso cotidiano .

Para leer archivos anteriores, (años y meses antiguos) clikee en

Historial

 

Domingo 20 de Febrero de 2011

Transición

A veces no comprendemos el por qué nos sorprende alguna dolencia. Nos quejamos no obstante queremos continuar con nuestras tareas y más allá del dolor continuamos planeando qué haremos al día siguiente.
Continuamos una carrera a la que no le ponemos fin, pensamos que si paramos algo estará mal, no seremos nosotros mismos. Llega un momento en que nuestro físico nos solicita a gritos: "Frenà". Aún así vamos a trabajar hasta que nuestro jefe nos dice: ¡Ve al médico! No quiero héroes dentro del área laboral. 
No tenemos opción y allí nos dirigimos pensando que nos sucederá? Ingresamos a la clínica la que nos trae a la mente recuerdos familiares y nos moviliza por completo.
El profesional nos hace pasar al consultorio, nos pregunta qué sentimos, cuáles son nuestros malestares pero aún no nos conectamos, de pronto nos mira y allí comenzamos a comunicarnos. Luego de escucharnos nos informa que pasaremos algunas horas en el lugar y la primer pregunta que le hacemos es: _ Hoy saldremos de aquí?
El tiempo transcurre nos conectan suero, medicinas a través del mismo y aún así no dejamos de pensar que seguramente nos esperan días de reposo. ¿Qué significa eso?
No poder continuar? Nos dan el alta con la condición de regresar a casa y descansar.
Me pregunto es necesario llegar a este límite? Por qué no darnos el tiempo debido para todo: el dormir las horas que corresponden, el trabajar el tiempo adecuado como así también realizar todo aquello que nos estimula.
Debemos mimarnos la vida no sólo es correr también es disfrutarla.
______________________________________

Jueves 13 de Enero de 2011

2011 con proyectos

Sin darnos cuenta llegamos al último día del año. Frase quizás reiterada, sin embargo  ¿qué sentimos? ¿Cómo nos sentimos? ¿Qué hicimos a lo largo del año? ¿Nos sentimos conformes? Comenzamos el año con una serie de planes, quizás demasiados para el tiempo que nos quedaba libre. Contentos de que todos los íbamos a lograr, como es de suponer cumplimos con la mitad o menos, dado que la mayor parte del día nos ocupaba el trabajo. Iniciamos una carrera, nos llevó tiempo, le dedicamos todo aún privándonos de compartir momentos con nuestros afectos.
En el plano económico tuvimos subas y bajas, sacrificamos cosas, no obstante nuestra meta se cumplió, concluir con nuestras deudas o parte de ellas. En la vida contamos con tres aspectos a los que le debemos dar importancia: la salud, los afectos, y el bienestar económico. De acuerdo a la personalidad de cada ser humano, nos confundimos y cambiamos el orden, sin darnos cuenta que luego pagaremos las consecuencias. Cuando transcurrimos una larga temporada agobiados por dificultades ocasionadas por el dinero, modificamos el orden de los valores y damos prioridad al trabajo. Nos agotamos hasta lograr la meta soñada, restándole el lugar que se merecen la salud y los afectos. Llega el momento de respondernos las preguntas del comienzo.¿Qué sentimos? Un cansancio inmenso y no encontramos el modo de superarlo. ¿Cómo nos sentimos? Creemos que debíamos haber realizado más actividades.¿Qué hicimos? Trabajamos, estudiamos, no paramos. ¿Nos sentimos conformes? Quizás sí o quizás no. Demasiado movimiento no nos permite ver los logros. Sin embargo, llegamos a la conclusión de que debemos modificar nuestro ritmo de vida, replantearnos cuáles son nuestras prioridades. A partir de allí aprender a vivir, darnos el lugar que merecemos, como así también nuestro tiempo de descanso.
 

Viernes 25 de Febrero de 2011

 

Humildad

 

 

Hoy les comento sobre la vida de un niño quien se caracterizaba por ayudar a sus compañeros no importándole si él corría algún riesgo. Desde muy pequeño se destacó en el deporte, sintiendo atracción por el rugby su puesto dentro de la cancha era notorio, como así también en otras disciplinas donde obtuvo medallas y distinciones.
Durante su etapa escolar jamás reclamó si tenía los útiles necesarios o si de pronto le quedaban tan sólo dos lápices para colorear su cuaderno.
Transcurrió el tiempo llegó a la secundaria su virtud continuaba siendo el deporte, no obstante se distinguía por su gran corazón. Esta etapa en donde todo adolescente se divierte, él la atravesó trabajando sin oponerse a la actividad que se le presentara con la finalidad de obtener un sueldo. Se desempeñaba en dos trabajos y luego concurría a clases.
Todo lo que ganaba lo llevaba a su casa para colaborar con su mamá como así también en la educación de su hermana bastante menor que él.
Un capítulo inolvidable en su vida: su etapa de jardín al que concurría todo el día y regresaba a su casa junto con su mamá. A la hora de cenar no siempre encontraba el plato de comida más delicioso, a veces eran sandwiches rellenos de aquello que hubiese en la heladera acompañados por un café con leche. Momento en que su madre para alegrar de algún modo la ocasión, ubicaba alrededor de la mesa los peluches a modo de compañía y con el fin de celebrar el cumpleaños de alguno de ellos.
Contaba con sus abuelos a los que quiso mucho y de quienes conserva los mejores recuerdos. Durante su infancia por las tardes se encontraba acompañado por su abuelo quien lo ayudaba con sus tareas escolares y ambos se divertían mucho. Abuelo del que aprendió sobre cine, boxeo y los cuentos sobre sus experiencias de vida.
La vida no siempre le sonrió no obstante la peleó y estuvo pendiente de su familia.
Los años pasaron hoy ya es un hombre formó su propia familia, la cual es maravillosa. Nada cambió en él, continúa atento al llamado de su mamá o de su hermana.
Sigue siendo aquel ser humilde, trabajador, tierno, ayudando a quien lo necesite, noble, excepcional y con su esencia intacta.
HIJO, estoy orgullosa de vos.

 

_____________________________________

Jueves 27 de Enero de 2011

 

Tardes de Verano y Tardes de Lluvia

 



Personalmente el verano es la estación del año que más disfruto. Nuestra vestimenta se simplifica, la elegimos de colores claros evitando que el calor nos afecte demasiado. Las comidas son más frescas: ensaladas, carnes frías, frutas, jugos y helados. Los días son más extensos, tenemos la posibilidad de permanecer en lugares al aire libre gozando del sol, como así también del mar, de alguna pileta y porque no de las terrazas con el baldecito con agua al lado nuestro.Este paisaje nos brinda una gran alegría. Esperamos el comienzo de esta estación con ansiedad, donde el broncearnos ocupa un lugar de importancia, el color que obtenemos en nuestra piel nos ilumina.
Sin embargo nos olvidamos que este fenómeno climatológico no se conserva durante los tres meses en que se despliega el verano.
De pronto los días de sol se transforman en temperaturas muy elevadas y como consecuencia de ellas llegan las lluvias, tan esperadas por aquellos campos sembrados que padecen sequía, por los animales que desean satisfacer su sed o por nosotros que deseamos un respiro, dado que el calor se convierte en una situación agobiante la que nos cambia hasta nuestro estado de ánimo.
No obstante la lluvia no sólo son unas refrescantes gotitas de agua en donde los paraguas no logran protegernos, ya que continúa acompañada de fuertes vientos, tormentas eléctricas, truenos y relámpagos.
Cada uno de estos dejan rastros tales como vidas afectadas quizás por estar en contacto con algún factor eléctrico, árboles caídos que obstruyen las calles provocando accidentes, inundaciones donde la población corre riesgos de salud y hasta se encuentra despojada de sus pertenencias. No olvidemos los rayos que están a la orden del día.
¿Cómo puede ser que la naturaleza se dañe así misma?
¿Cómo se puede solucionar este bombardeo de fenómenos climatológicos en un país que no está preparado para sobrellevarlos?
 

 

Domingo 27 de Febrero de 2011

Calendario

Hablamos de que el año comienza el 1º de Enero, sin embargo debemos reverlo. Allí aún estamos planeando las vacaciones, dejando detrás las fiestas navideñas, no tomando conciencia que se inicia una nueva etapa.
El año realmente se inicia con el comienzo de las clases allí caemos en la cuenta que un nuevo ciclo se pone en marcha, más allá de que hayamos ingresado en nuestra vorágine laboral.
El trajín que compartimos con nuestros hijos no sólo con sus actividades escolares, sino también con las actividades alternativas más su vida social, ocupa una parte muy amplia del día. Se modifican nuestros horarios ya que debemos tener en cuenta sus tiempos dedicado al estudio, sus espacios de esparcimiento, no dejando de lado las horas para alimentarse como así también las de descanso.
Debemos aclimatarnos a otro ritmo del que nos habíamos desacostumbrado, hasta el momento planificábamos salidas sin preocuparnos en el día ni en la hora y todos de acuerdo con el paseo a realizar.
Hoy ¿cuál es la actitud que debemos tomar? A pocas horas de la llegada del día lunes 28 de Febrero ¿nuestros niños concurrirán a clases? Vivimos en un país donde todo es una incógnita.
La problemática que conduce a esta incertidumbre no es un tema menor por el contrario los maestros quienes se hacen cargo de la educación de nuestros hijos y que a la vez asumen la gran responsabilidad de compartir una extensa cantidad de horas con ellos, de hecho deberían percibir salarios dignos y no obtener respuestas a sus reclamos en el tiempo límite.
Son seres que independientemente de estar o no de acuerdo con sus remuneraciones, dejan de lado sus insatisfacciones y le brindan la mejor sonrisa a ese niño que concurre por primera vez a la escuela como a aquel que asiste de años anteriores.
Conclusión : Luego de este planteo ¿cuándo inauguramos el año?

______________________________________

Viernes 18 de Febrero de 2011

Economía

Tal vez es un término que no se emplea demasiado en nuestros hogares, si lo escuchamos en los medios radiales, televisivos o bien por internet o en los periódicos.
Para nosotros es cómo llegar a fin de mes? Debemos pensar en pagar las obligaciones de todos los meses: los impuestos, los servicios, las expensas, algún otro compromiso que hayamos contraído, que nuestros hijos tengan los materiales para poder estudiar, que puedan disfrutar de alguna salida, que no les falte ropa y cuando nos damos cuenta debemos realizar malabares para alimentarnos durante todo el mes, que no es poco decir dado que no es un premio sino una necesidad.
Realizamos listas de menúes pensando cuál es el más sustancioso y a la vez menos costoso. Cómo puede suceder tener que realizar tanto equilibrio para alimentarnos viviendo en un país tan rico. Poderoso en tierras, pastizales, en donde los animales pueden alimentarse, en donde los árboles frutales pueden crecer, poseemos una riqueza inigualable.
Sólo basta con salir a la ruta y observar campos interminables en los que se pueden realizar maravillas con la mano del hombre. De este modo ya resolvemos dos obstáculos que el ser humano trabaje como así también se ocupe del cuidado de la fauna, de la vida vegetal, de los frutos y a partir de allí se convierta en una cadena laboral interminable en la que será indispensable un gran número de personas para que lleven a cabo las distintas tareas logrando que los productos lleguen al mercado para su venta. Obteniéndolos a un valor razonable y no que su precio sea evaluado en lingotes de oro.
Por qué no poner en funcionamiento esta maquinaria? E intentar salir adelante.

______________________________________

Miércoles 12 de Enero de 2011

Comienza el año con expectativas

Concluimos un año donde nuestro balance fue bueno, no obstante acompañado por un gran agotamiento.
Queremos comenzar una vida diferente en donde disfrutemos cada actividad que desarrollemos.
¿Cómo hacer? ¿Por dónde comenzar? Aprender a pedir ayuda. Delegar tareas.
En nuestro interior sentimos un desorden importante, el que manifestamos a través de nuestro estado de ánimo.
Se nos ocurre acondicionar nuestra casa creyendo que de este modo nos ordenaremos nosotros, sin embargo, el cansancio que tenemos nos impide hacerlo.
Pedimos ayuda, al margen de que el resultado es negativo tampoco lograremos nuestro cometido. Es un tema que debemos resolver nosotros mismos alcanzando la fórmula para aprender a vivir. Tal vez debemos aceptar contratar a una persona que nos ayude con los quehaceres de la casa. Si compartimos nuestra vida con alguien no hacer aquello que no nos corresponde, aunque nos fastidie el desorden que ocasione. Ocuparnos de nosotros mismos, si ponemos límites a los que no nos llevan el apunte y nos catalogan de molestos, no permitir que nos provoque tristeza. Cumplir con nuestras obligaciones laborales, las que en algún punto nos gratifican y tener en cuenta que si ponemos en orden nuestras ideas, si nos damos el espacio para nuestro descanso, para efectuar una actividad que nos reconforte, iniciaremos una nueva vida.
El cambio es posible, siempre se está a tiempo, debemos ser felices y esta felicidad se obtiene pensando en nosotros, todo irá cambiando de a poco y así veremos los resultados para obtener una nueva vida como deseamos.