Sociedad y Generales

por

 

Mercedes Giangrande

 

Artículos atemporales

Mayo 2012

Mercedes nos hace reflexionar a través de sus opiniones. La familia, los niños, los adolescentes y la sociedad están contenidos, a través de sus textos,  en una actualidad preocupante. Sus relatos expresados en primera persona hablan de una mujer involucrada con el compromiso cotidiano .

Para leer archivos anteriores, (años y meses antiguos) clikee en

Historial

 

Miércoles 09 de Mayo de 2012

 

Ausencias

 

En este largo recorrido que estamos compartiendo obviamente hay temas que hemos tratado pero no agotado. Debemos tener en cuenta que el mismo no concluye en una charla, dado que da una diversidad de opiniones, enfoques como así también posibilidades. Imaginemos un gran abanico, comprendemos que las letras no son ciencias exactas por el contrario las mismas se pueden manifestar a través de notas, artículos, crónicas, entrevistas son amplias. Vamos a puntualizarnos en el ser humano como eje de la familia, el que consideramos fortalecido ante la situación que se le presente. Ser humano implica igual grado de sensibilidad que los integrantes de la familia como así también de la sociedad.
Una de mis amigas este verano sufrió un impacto imposible de sobrellevar: ella fue la pérdida de dos de sus hijos, a través de un accidente automovilístico. Los adolescentes iban en auto con un amigo de la familia y ella en micro con su otra hija. Episodio que se lleva en el alma de por vida. Aún así continúa dando ánimo a cuanta persona la rodea. Realmente es un ser admirable por su fuerza. Considero a través de vivencias personales que no existe mayor dolor que la pérdida de un hijo. No hay nombre que se le pueda adjudicar a ese padecimiento. Se dice que si perdemos a nuestra pareja somos viudos, a nuestros padres somos huérfanos, en el caso de la pérdida de un hijo: ¿cuál es el nombre que se le adjudica? El nombre que le damos al nacer es el que jamás olvidaremos. No obstante este ser humano, que atravesó por esta situación, lleva consigo mismo una fortaleza digna de calcar. Pensarán que dicha actitud se debe a que tiene otra hija, quizás lo sea, no obstante siento que venimos a esta tierra a desarrollar cada uno de nosotros un don diferente. El de mi amiga es el dar PAZ. La que se adquiere lográndola con uno mismo, tarea no muy simple pues las ausencias se llevan de por vida en el corazón. No obstante la fe, la sabiduría, el amor por la vida misma han logrado que esta persona nos enriquezca día a día tan sólo con su saludo. Tengamos en cuenta cuáles son los motivos por los que realmente nos tenemos que preocupar. De hecho que pasamos por circunstancias quizás no demasiado satisfactorias, sin embargo, no nos acobardemos. Busquémosle la solución pues seguramente la encontraremos. Me ersta decir: “Gracias, Amiga por darnos a todos los que te conocemos una lección de vida.

 

 

Lunes 28 de Mayo de 2012

Luz

Una de tantas mañanas, cuando me dirijo a trabajar, tomo el colectivo preferentemente la línea 118 dado que pasa más seguido. Por lo tanto, se viaja con mayor comodidad, siempre que no nos sorprenda un paro de subte, aunque en la actualidad debo agradecer que la información llega con antelación. De este modo uno está preparado para el caos que será trasladarse, retomado el tema del que no quiero alejarme sentí una emoción inmensa.
¿Se preguntarán por qué?
En medio del viaje subió al mismo una señora no vidente con sus tres hijas, se dejaba notar que se dirigían al colegio, cada una de las niñas con su mochila, su delantal blanco de aspecto prolijo. El diálogo entre ellas era impecable, sobresalía la alegría con la que se expresaban.
A esa hora de la mañana los asientos ocupados, la señora se manejaba con total seguridad, sólo delataba su discapacidad el clásico bastón. Como es de esperar, lamentablemente, nadie cedió el asiento, hasta que la voz del conductor se hizo escuchar solicitándolo. Al margen de la postura de la señora, el hecho de ascender con tres niñas pequeñas es signo de buena educación ceder un espacio.
Recibí una hermosa lección de parte de aquella persona tan especial que seguramente no volveré a encontrar. Nno interesa si poseemos alguna discapacidad, èsta no nos impide ser felices si nosotros nos lo proponemos.


 

Jueves 03 de Mayo de 2012

 

Un lugar en la sociedad

 

En la actualidad no es fácil tener un lugar representativo en la sociedad, implica un gran sacrificio enfocándolo desde el punto de vista de un trabajo que nos dignifique para ello debemos obtener un título más todo lo que este conlleva. Esta el caso en que se obtiene ese lugar tan deseado para muchos sin sacrificio alguno por acomodo o por haber tenido el privilegio de ser tocado por la barita mágica. Y el opuesto: quien se propuso una meta “estudiar”, llevar a cabo la carrera de su interés de ser posible en la Universidad de Buenos Aires.
A sabiendas de que los horarios otorgados no siempre son los elegidos como así también dedicarle el mayor tiempo posible dado que las exigencias son extremas. Atravesamos los distintos ciclos de estudio hasta llegar a la facultad.
En el momento de ingresar a la misma la emoción es inmensa a la vez nos sentimos pequeñitos dada la magnitud del edificio, somos consientes que nos espera un nuevo mundo dentro del ámbito del estudio, miradas y metodologías diferentes.
Más allá de nuestro entusiasmo no podemos precisar el tiempo que transitaremos por la misma, dependerá de nuestra capacidad como el tiempo que nos ocupe otras actividades que desarrollemos.
En un escalón de nuestro estudio deseamos comenzar a obtener experiencia laboral, sabiendo que al recibirnos los requisitos para obtener trabajo serán estrictos, por tal motivo deseamos adquirirla.
Un lugar en la sociedad el que intentamos alcanzar con nuestra profesión, a la que en nuestro tiempo de estudio le dedicamos todo nuestro empeño, dedicación, sacrificio, quitándole horas al descanso nos llenará de orgullo.
Dándonos tal vez la posibilidad de que los “lujos” que mencionamos hace unos días atrás tan simples como llevar una vida digna nos sean más llevaderos.

 

Miércoles 23 de Mayo de 2012

Maratón

Al mencionar maratón consideramos que hablamos de competencias, las que nos despiertan entusiasmo de sólo pensar que será un día al aire libre. Seguramente con la posibilidad de beneficiar a alguna institución a a la que le resultará productiva.
Al despertarnos de nuestro hermoso sueño comprendemos la situación reflexionando qué entendemos por maratón. Nos encontramos en nuestro ámbito laboral rodeados de un alboroto intolerable, hablando todos a la vez sin entenderse los unos a los otros dado que no se logra un diálogo, el permitirse opinar de modo ordenado.
El tema en cuestión: ponerse de acuerdo con un medida laboral que rige hace muchos años sobre la que existen diferentes posturas, el ideal sería una única medida de parte del personal. Año tras año se plantea sin obtener solución alguna la que se traduce en dinero.
El acuerdo no llega, el bullicio aumenta dando la apariencia de que jamás aprendieron las simples normas de conducta, el tiempo de la reunión por darle un nombre se acorta sin resultado alguno, dejando en cada uno de nosotros un estrés importante. Las personas que fueron elegidas para dirigir la conversación que jamás existió quedan desdibujadas.
Una real maratón ya que en esta todos desean destacarse, ganar, tergiversando el sentido de la charla elevando el tono de voz. En la que lamentablemente ninguna institución resultó favorecida.
¿Aprenderemos algún día a expresarnos respetuosamente obteniendo resultados tangibles?