Sociedad y Generales

por

 

Mercedes Giangrande

 

Artículos atemporales

Julio 2012

Mercedes nos hace reflexionar a través de sus opiniones. La familia, los niños, los adolescentes y la sociedad están contenidos, a través de sus textos,  en una actualidad preocupante. Sus relatos expresados en primera persona hablan de una mujer involucrada con el compromiso cotidiano .

Para leer archivos anteriores, (años y meses antiguos) clikee en

Historial

 

Miércoles 18 de Julio de 2012

Prohibido enfermarse

Ya mi rostro se transformaba por el dolor, el creer que no sabía explicar que me pasaba, el pensar que a nadie le interesaba, como así también la gran burocracia que existe, nada nuevo por cierto, no obstante al hablar de un malestar físico tal vez se pueda agilizar, evidentemente no es el caso.
Fui al edificio indicado obviamente era una multitud la que allí aguardaba, me tomaron los datos y ya me llamarían, durante la espera analizaba los rostros de cada uno de los que permanecían, los que no se diferenciaban del mío.
Mi turno llegó ya no tenía en cuenta que debía solicitar dado las veces que lo había repetido, el médico muy hábil me interpretó e incluso me ofreció escribir en la receta dos unidades de la medicación requerida. Agradeciéndole me retiré camino a la farmacia en busca de tan anhelado producto.
Al llegar presenté la nueva receta la que ahora sí estaba en condiciones, pero qué sucedía: no contaban con el remedio. Dándome las disculpas del caso por no habérmelo informado anteriormente, la solución era llamar a otras sucursales con el fin de que fuese a comprarlo, no importando la distancia.
No era un capricho de mi parte regresar a la misma farmacia, sino que esa era la que me efectuaba el descuento de la obra social. Para que no les quede la curiosidad, tan sólo solicitaba LISTAFLEX, único relajante muscular que mi organismo tolera. Con antelación había solicitado turno con la doctora que me atiende el que obtuve para el día 24 de julio del corriente.
Les comento que habían transcurrido cuatro horas del malestar que comencé a sentir en la oficina. En el lapso de nuestros encuentros he mencionado el término lujo, como así también trastornos, dificultades, esperas, evidentemente todos se relacionan, sin importar la magnitud de los hechos.
 

Viernes 13 de Julio de 2012

Panorama Incierto

Cuando transcurren varios días grises nos olvidamos de cómo es nuestro Buenos Aires, el exceso de humedad, neblina como así también lluvia, nos da la sensación que nos resta fuerzas. Más allá de que sean fenómenos climatológicos, tienen sus aspectos negativos, nos dejan desganados, nos proporcionan resfríos, gripes, malestares en general. Luego atravesamos una ola polar, la que abrigándonos podríamos tolerar, no así quienes pernoctan en la calle, como de costumbre son los más damnificados. A continuación sale el sol, nos confunde por completo, al margen de que nos alegra dado que los días brillan predisponiéndonos de mejor humor. Esta situación climatológica en la que se producen cambios constantes, se asemeja a mí entender al camino que estamos transitando en nuestro país. En donde cada mañana comenzamos el día con una noticia impactante, la que precisamente no nos estimula. Es como iniciarlo con la mochila a cuesta. En lo social no hay un día en que una mujer embarazada padezca un accidente. Accidentes, robos, asaltos exprés, secuestros o como deseen llamarlos “abundan”. Cada representante de sindicatos mantiene una puja con el gobierno, dado que no logra las mejoras salariales que los empleados merecemos. Ni hablar de la famosa canasta familiar, recibirá un premio aquel individuo que la obtenga. Comestibles he mencionado en artículos anteriores en donde remarcaba que el ingresar a un supermercado era un lujo, nada ha cambiado al respecto, todo continua igual o peor, dado que nada se ha realizado para mejorar.
En cuanto a las empresas a esta altura del año comienzan a dar las vacaciones al personal o a rescindir contratos de empleados en esas condiciones. Obviamente no olvidemos paros de transportes, maestros, camioneros, hospitales, administración pública, etc.
No es un tema menor el “impuesto a las ganancias”, trabajamos un día feriado con el fin de incrementar nuestro salario, privándonos de compartir el día con nuestra familia, qué logramos: que al ver nuestro recibo de haberes a fin de mes, dicho impuesto se ha llevado nuestras horas extras. Incrementos en los impuestos y servicios o lo que es igual a la reducción de los subsidios, obviamente no nos alcanzaría el día, tal vez la semana para mencionar este interminable listado de trastornos. Menciono el clima de la naturaleza como así también el clima que padecemos quizás de modo más brusco, este último no lo resolvemos efectuando cambios de ropa. Pensemos si bien ambos nos afectan ¿cuál de los dos nos deja mayores secuelas?