Sociedad y Generales

por

 

Mercedes Giangrande

 

Artículos atemporales

Febrero 2012

Mercedes nos hace reflexionar a través de sus opiniones. La familia, los niños, los adolescentes y la sociedad están contenidos, a través de sus textos,  en una actualidad preocupante. Sus relatos expresados en primera persona hablan de una mujer involucrada con el compromiso cotidiano .

Para leer archivos anteriores, (años y meses antiguos) clikee en

Historial

 

Martes 21 de Febrero de 2012

 

Cambios Bruscos

 

Aún estando de vacaciones nuestra mente no deja de observar determinadas
situaciones, aquellas a las que nos dedicamos por placer, por buscar la forma
de solucionar algún tema puntual o porque nos atrae. Es sabido que en las terminales de micros está presente la figura que nos
levantará el equipaje para acercarnos o ayudarnos a abordar un coche que nos
lleve al lugar en donde más tarde nos instalaremos. La escena sucedió en Necochea la que duró tan sólo unos minutos, no obstante  dio mucho para pensar. Bajé del micro, saboreé el infaltable desayuno que en
otras oportunidades les mencioné en aquella confitería que se caracteriza por sus deliciosas medialunas. Al finalizar tomé mi valija, el bolso de mano y partí justamente en busca de un medio que me acercara al hotel.
Se acercó un niño ¿cómo definirlo? niño, adolescente, quien me atrajo por sus
modales tan correctos sumándole la forma impecable de expresarse. Fue más fuerte que yo el preguntarle cómo transcurrían sus días.
Sin dudarlo el niño respondió: Trabajo aquí en la terminal, acercándoles a los  turistas sus valijas hacia el vehículo que deseen tomar a cambio de una moneda. La pregunta de rigor de mi parte -¿Durante el año estudias?
Si me respondió, estudio en la escuela Santa Marina, pasé a séptimo grado. Obviamente lo felicité por su estudio como así también por su trabajo siendo él tan pequeño, despidiéndonos con un – chau-. El estar o no de acuerdo con que el menor trabaje ya es un tema personal. Al subir al taxi luego del saludo acostumbrado, mas indicarle hacia donde me dirigía, le pregunté al chofer sobre la existencia de la escuela Santa Marina,
no dudé de la palabra del niño, no obstante tienen muy en claro el tema del “
no estudiar”. ¿Qué les puede suceder? a sus padres como así también a ellos por no asistir a clases. Volviendo al diálogo con el chofer me comentó que dicha escuela existía, que estaba situada en las afueras de Necochea, aproximadamente a unos sesenta y cinco kilómetros de dicha ciudad. Una “escuela rural” en donde los alumnos desarrollaban tareas de campo más las materias habituales, contaba con enseñanza primaria y secundaria obteniendo un título técnico, con la posibilidad de pasantías. Allí los niños transcurren la semana, es decir están pupilos, término que suena fuerte. Aquellos que tienen familia se retiran los fines de semana, quienes no
la poseen permanecen en el establecimiento practicando diferentes entretenimientos. En los pocos minutos que duró el viaje aprendí mucho. Ahora deberé investigar qué sucede durante la temporada veraniega, dado que hablamos de una escuela en la que los niños o alumnos tienen un hogar durante el año lectivo. ¿Qué sucede con la contención de estas criaturas? ¿Cómo sufren o sienten el cambio de aprender, estudiar a regresar a las rutas o terminales de micros a “TRABAJAR”
con tan corta edad?

 

Lunes 06 de Febrero de 2012

Organizándonos

Aún queda un mes para que los niños continúen disfrutando de sus vacaciones, no obstante debemos comenzar junto a ellos a rever las mochilas. No es tarea simple convencerlos de retomar los útiles, no obstante no queda otra alternativa.
Tratamos de utilizar al máximo todo aquello que quedó del año anterior, reciclar cuadernos, hojas de carpeta, fibras, lápices, lapiceras, etc. No es novedad que cada año los materiales escolares aumenten sus precios no siendo así los salarios.
Nosotros nos ocupamos de los delantales o uniformes, de este modo resulta más simple. Sin pasar por la situación estresante en donde nada es suficiente para que nuestros hijos cumplan con la lista interminable que les requieren. La que no pongo en duda que sea necesaria. Quedándonos para el inicio de clases los libros de texto quienes no son un tema menor, recorreremos ferias adquiriéndolos usados en buen estado o consultar con nuestros familiares y amigos si en algún estante de sus bibliotecas los tienen. Volver a la época del intercambio.
Regresaremos a nuestras épocas en donde debíamos concurrir a las bibliotecas literalmente llamadas, les enseñaremos a nuestros pequeños como a los adolescentes que si poseen voluntad todo se logra y se puede cumplir con las tareas y lecciones.
No descarto la posibilidad que nos brinda internet en el caso de no contar con computadora en casa, los chicos de hoy en día saben mejor que nosotros que cuentan con los lugares adecuados.
Siendo precavidos el comienzo de las clases nos resultará más sencillo tomándolo con la satisfacción que ello se merece, poder disfrutar un nuevo logro alcanzado por nuestros hijos, como así también alentarlos para que inicien el nuevo año escolar con responsabilidad sumándole constancia más el enriquecimiento que cada nuevo tema les brindará.

Sábado 25 de Febrero de 2012

Macitas Dulces en el Bosque

En una de mis tantas caminatas por la ciudad que tanto disfruto mi estadía como NECOCHEA, me dirigí hacia el parque Miguel Lillo, lugar en donde se percibe el perfume de los gigantescos eucaliptus, los árboles de piñas las que generalmente se deslizan por el bosque y que no dudo en levantarlas , utilizándolas más tarde para realizar hermosísimas manualidades.
En este espacio nos encontramos con una inmensa variedad de vegetación la que no podemos imaginarnos hasta apreciarla, las que poseen la gran cualidad de embellecer el parque, como así también de brindarnos una paz maravillosa. Resulta sorprendente observar tantas hectáreas con tan variadas tonalidades de verdes, tierras entremezclándose con celestes y azules que componen el cielo debido a sus significativas alturas. A lo largo de este recorrido se han instalado diferentes puestos formando ferias artesanales destinadas a accesorios y comestibles, ambos elaborados con gran paciencia como así también perfección.
Me detuve en el puesto de las pastafrolas , especialmente frente a las de dulce de batata, dado que son de mi debilidad. El stand no sólo sobresalía por sus productos que deslizaban un aroma exquisito, como así también por la prolijidad de la mesa, las carpetitas de papel sobre las bandejas, las que se dejaban ver que habían sido confeccionadas a mano. Destacándose por la prolijidad y el buen gusto.
No sólo encontraba mi tarta favorita sino también unos deliciosos alfajores de maicena que deslumbraban por su frescura. En medio del bosque con la naturaleza de por medio este stand se destacaba en todos sus aspectos. Debido a la excelente atención de la dueña quien cumplía con todos los requisitos que un comercio requiere hasta la entrega de los tickets por cada una de una de sus ventas con unos precios inmejorables.
Fue una gran sorpresa disfrutar del paseo y descubrir la honestidad de una persona que seducía a sus clientes con todas sus prestaciones como así también por su modo de expresarse. Pude comprobar que el mismo dulce que compré allí, lo había abonado exactamente el doble en una confitería del centro no teniendo la misma calidad ni presentación. ¡¡Así da gusto deleitarse!!