Libros

 Por Hansen Mûller

A través del espejo y lo que Alicia encontró allí



Autor: Lewis Carroll

Ilustraciones: Peter Kuper

Editorial: Sexto piso

Colección: Sexto piso ilustrado

Representante en Argentina: Grupal distribuidora

ISBN: 978-84-96867-80-2

Páginas: 216

Precio: $ 152

Después de haber cautivado a innumerables lectores de todas las edades con su viaje al País de las Maravillas, la pequeña Alicia retoma sus aventuras, esta vez adentrándose en el extraño y fascinante mundo que se encuentra Al otro lado del Espejo de su casa. Inmersa en una demencial partida de ajedrez, Alicia debe ir recorriendo casillas y sorteando obstáculos para convertirse en la Reina Alicia. En el camino se topa con unas burlonas flores parlantes, con la Reina Roja que corre a toda velocidad y la Reina Blanca que puede recordar el futuro, así como con el insolente Humpty Dumpty que festeja diariamente su no-cumpleaños, antes de caer con estrépito del muro en el que se halla sentado. Al igual que con Alicia en el País de las Maravillas, se presenta esta edición con una nueva e impecable traducción de Teresa y Andrés Barba, así como con las fantásticas ilustraciones de Peter Kuper, de modo que los lectores que deseen acompañar a Alicia en su viaje a través del espejo puedan gozar de su mundo como si ellos también estuvieran viviendo en él.
Lewis Carroll (Daresbury, 1832), seudónimo literario del matemático, lógico y fotógrafo Charles Dodgson, es autor, además de Alicia en el País de las Maravillas, de otras obras imperecederas como Alicia a través del espejo y Silvia y Bruno. Sus personajes han ingresado de forma permanente en el imaginario popular y han dado lugar a incontables adaptaciones cinematográficas y teatrales.
Peter Kuper es cofundador de la revista de arte y política World War 3 Illustrated y su trabajo aparece regularmente en la revista Time, en MAD (en donde ha escrito y dibujado Spy vs Spy desde 1997), en SP Revista de Libros, en la ciudad de México, y el diario New York Times, entre otras.

 

Butes



Autor: Pascal Quignard

Editorial: Sexto piso

Representante en Argentina: Grupal distribuidora

ISBN: 978-84-96867-81-9

Páginas: 96

Precio: $ 115

Tres fueron los hombres que se enfrentaron al embrujo de las sirenas, esas extrañas aves que atraían irremediablemente a los marineros con su canto: Ulises, que tomó la precaución de hacerse atar de pies y manos al mástil de su navío, escuchó y sobrevivió; Orfeo, que en la expedición de los Argonautas vislumbró el mortal peligro de su música y lo neutralizó con las notas de su cítara; y Butes, navegante y compañero del anterior en la misma aventura, que sucumbió al hechizo y se arrojó de la nave.
Quignard rescata el acto de este personaje marginal de la mitología griega, 'un olvidado del recuerdo del mundo', sin pretender jamás descifrarlo. Lo utiliza como paradigma de la 'renuncia a la sociedad de los que hablan'. Mientras que Ulises se las arregla para no renunciar a nada -consigue escuchar a las sirenas y también regresar a casa-, Butes accede al gran silencio mediante una música animal, que se opone a la bella mesura de la música órfica. En la misma línea de Michelstaedter, Quignard plantea la dicotomía de elegir entre el salvaje nihilismo del instante o la cómoda muerte por anquilosamiento a manos de las formas sociales. En estos tiempos en los que hasta la propia disidencia está definida como parte de la renovación del sistema, existen por fortuna, a manera de respiro, algunos antiguos contemporáneos como Quignard, uno de los pocos escritores más silenciosos que los demás, en páginas más mudas todavía.
Pasgal Quinard nació en una familia de gramáticos y de organistas. Cursó estudios de filosofía en Nanterre con Immanuel Lèvinas, Jean-François Lyotard y Paul Ricoeur. Comenzó una tesis sobre el estatuto del lenguaje en el pensamiento de Henri Bergson, pero los acontecimientos de mayo de 1968 lo alejaron de la filosofía y lo acercaron a la literatura. Entre sus inquietudes destaca entonces su pasión por la música barroca y los textos de Lacan, Foucault o Derrida. uignard trabajó para la editorial Gallimard desempeñando varios cargos. Recibió el Premio de la Crítica en 1980 y el Premio Goncourt en 2002 por Las sombras errantes.