Psico-Perspectivas


Por María de las Mercedes Guidobono

Foto Prensa "Fotografía: De Miga Producciones "

La vida que me das y no me alcanza

 

Noelia Guerrero entrevista al elenco de "La Vida que me das y no me alcanza"


“La vida que me das y no me alcanza”, es una obra de Susana Torres Molina, bajo la dirección de Claudia Hercman, que nos presenta el diálogo fortuito en una maternidad, propiciado por un hecho puntual (la amiga de dos de ellas tendrá quintillizos) entre tres mujeres que empiezan a reflexionar sobre lo que implica la maternidad, desde la experiencia y desde la fantasía, es el disparador para que empiecen a preguntarse qué es ser mujer y qué es la sexualidad. Respecto de estas dos preguntas, la primera (qué es ser mujer?) es la pregunta histérica por excelencia, y sobre la segunda (la sexualidad) el ser humano no tiene respuesta, dirá Lacán: la relación sexual no existe. No existe desde el punto de vista de la completad: no existe uno para otro, por lo cual, el diálogo entre Thelma Demarchi (enfermera); Marta Igarza (Marina) y Mirta Seijo (Sole) es un debate ad infinitum, que es el que plantean a lo largo de la obra. El punto de vista de la maternidad y del hijo tomado como objeto, un objeto que puede tenerse o no tenerse, que viene a completar o reivindicar a la mujer, el hijo sin padre, o con muchos padres. Es decir, la figura del hombre desdibujada, y la mujer como portadora del falo. Así como decía Freud que la salida del Complejo de Edipo en la mujer era la ecuación: pene-hijo, en esta obra se ve claramente representada esta salida del complejo. Y el hecho de tener un hijo igualado a tener ese falo, pero no cederlo, al no haber una figura paterna potente.
La neurosis obsesiva en extremo excelentemente actuada en el personaje de Marina, plantea todo el tiempo las posibilidades que le brindaría la maternidad, con sus miedos y fantasías, siempre tomando el hecho de tener un hijo como un “querer” y no como un “desear”, cosas tan diferentes.
Es interesante como los tres personajes entran en esta neurosis  planteada por Marina, y sus fantasías disparatadas y postergadas, en un tiempo de comprensión, cuando pueden concretarse, se disuelven como si nunca hubieses existido.
El tratamiento de inseminación de su amiga, visto como un instrumento antinatural y bajo el querer tener un hijo sin padre, planteado como un hecho casi superficial ( y no como en otros casos donde los tratamientos son necesarios por problemas de salud y ayudan a ser padres a quienes verdaderamente lo desean) marca la impronta de este discurso feminista, que juzga pero a la vez accede a determinadas vivencias, siempre en el marco de los mandatos de los que parecen querer y no poder escapar. 
“La vida que me das y no me alcanza” es una obra llena de humor que nos hace reflexionar sobre los sentimientos femeninos, y sobre la diferencia entre lo queremos y deseamos. Una propuesta muy interesante para quienes se animan a ir más allá de sus prejuicios.

Autora: Susana Torres Molina
Dirección: Claudia Hercman
Con: Thelma Demarchi , Marta Igarza, Mirta Seijo
Supervisión Artística: Susana Torres Molina
Asistente de Dirección: Sonia Caligo
Escenografía: Emiliano Díaz / Federico Falasco
Diseño Gráfico, foto y video: Liza Dombrowsky
Asesoramiento de vestuario: Mariana Barrot
Producción General y Prensa: DeMiGa Producciones
Viernes 21hs - Sala Colette
Paseo La Plaza - Av Corrientes 1660